Controversia Constitucional

 

10858381_668626779914424_1361757413815920967_n

No me puedo imaginar otra cosa que eso. Y es que el Presidente entabla una Controversia Constitucional contra el impuesto ecológico, es decir, contra el Gobierno del Estado de Zacatecas.

 

Estoy muy lejos de Zacatecas, pero, no puedo dejar de lado lo que sucede, sobre todo cuando se pone en entredicho la soberanía del estado.

 

Tengo en mente dos reflexiones precisas y una propuesta:

 

La primera reflexión, recoge lo dicho por Alejandro Tello, Gobernador de Zacatecas cuando denunció que las empresas mineras le habían ofrecido 6 o 7 millones de pesos para que no hiciera nada. Seguramente eso sucedió, pero, una vez que el gobernador lanzó la piedra, tuvo que desdecirse, por su puesto, bajo presión. Independientemente de cómo se juzgue, lo que interesa destacar es que todo indica que ese es el método que emplean estas empresas.

 

La segunda reflexión es que los empresarios seguramente se pasearon por Los Pinos y acordaron con el Presidente la estrategia de la Controversia Constitucional.

 

En este momento lo que importa es hacer una buena defensa y poner a prueba al tercer agente: al Poder Judicial de la Federación. Su resultado dirá si México sigue dependiendo de la maniobra y de los acuerdos de los empresarios mineros con la clase política o si entramos ya a la era de las instituciones.

 

Hace poco un colega de la UAZ logró vencer en los tribunales internacionales a la British Petroleum por derrame de crudo que contaminó el mar de Estados Unidos, abarcando las costas y playas mexicanas del Océano Atlántico, obligándolas a pagar en millones de dólares el impacto ecológico destructivo que ocasionaron en el Golfo de México. Su eficacia fue diseñar un modelo estadístico para valuar el impacto ambiental, lográndolos contra todo pronóstico. Y es que la defensa no solo es jurídica, también hay que fundarla con pruebas, evidencias, hechos, etc. La British Petroleum fue multada y obligada a indemnizar a México a pesar de la férrea defensa que realizaron. Ese mismo colega puede valuar, los costos destructivos que las empresas mineras y la cervecera hacen al medio habiente de la entidad: contaminación de aguas friáticas, destrucción de plantas nativas, emigración de animales, desertificación del suelo, enfermedades por contaminación, destrucción de viviendas, desplazamiento de asentamientos humanos, etc.

Por supuesto, para quienes creen que la regulación en materia ecológica es de tipo federal y que simplemente tenemos que cruzarnos de brazos, hay que recordarles que esa reglamentación es el resultado de un contexto, y por supuesto, se puede reformar. Hay que ir más allá de la vieja idea de que la Constitución es un paradigma explicativo, cuando ella ha de ser explicada.

 

En apoyo a esta aseveración hay que recuperar la historia, justo ahora que siendo Gobernador del Estado (1917-1920) logró impulsar la Ley Reglamentaria del Artículo 27 Constitucional en Materia de Fraccionamiento Agrario, y cuando los terratenientes se ampararon, alegaron la inconstitucionalidad de la mencionada ley. El Gobernador Estrada llegó a enfrentarse al Presidente Álvaro Obregón por este problema y finalmente logró que la Suprema Corte de Justicia de la Nación declarara la constitucionalidad se celebra el centenario de la Constitución Mexicana. En efecto, el General Estrada, de esa ley. De ella nacieron el régimen de fraccionamiento agropecuario que para 1930 ya contaba con aproximadamente un millón de hectáreas repartidas para agricultura y ganadería, lo que finalmente en 1940 hizo de Zacatecas el granero frijolero del país. Por supuesto, eran tiempos convulsos, pero, aún así, Enrique Estrada se destacó como un gobernante exitoso, impulsor del federalismo, que es lo que a mi parecer hace falta.